Protección de taludes en canalizaciones naturales y artificiales
fitodepuradora

Durante las últimas décadas hemos desarrollado distintas técnicas y materiales, lo más respetuosos posible con el medio ambiente, para proteger y construir taludes en ríos y canalizaciones. Hasta el momento, este tipo de obras se solía llevar a cabo con hormigón, diques o gaviones. No obstante, todos esos materiales pueden ser sustituidos por materiales más respetuosos con el medio ambiente, en muchos casos más económicos, cuando las condiciones hidráulicas de baja a moderada capacidad erosiva. Sistemas utilizados en bioingeniería de suelos, como biorrollos, colchones orgánicos o mallas volumétricas para el refuerzo de la vegetación son alternativas válidas y eficaces. Estas técnicas vivas, debido a su capacidad de adaptación y flexibilidad son soluciones con mayor resistencia que las más rígidas e inertes como los gaviones metálicos u otras estructuras de hormigón.

El objetivo principal de estos materiales es la protección inicial de los taludes y la generación de condiciones ideales para que la vegetación pueda establecerse y proteger de forma natural y a largo plazo el talud. En algunos casos las actuaciones tienen un carácter temporal y, en otros, permanente. Por ejemplo, las mallas volumétricas tienen un carácter permanente y su objetivo es controlar la erosión y reforzar la capa superficial del suelo, formando un complejo entramado de raíces, malla y suelo. En el caso de los materiales orgánicos, basados en fibra de coco, su función es temporal y se degradan progresivamente, de modo que, a largo plazo, solo la vegetación será la encargada de estabilizar y proteger el suelo.

Uno de los factores limitantes en el uso de estas tecnologías venía siendo la ausencia de métodos racionales de selección y dimensionado. Hoy en día ya existe conocimiento teórico y empírico suficiente para poder justificar de manera racional la aplicación de estos materiales. En el caso de las mallas volumétricas Trinter, material patentado por Projar, o las geoceldas Proweb, hemos desarrollado conjuntamente con la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), un método de cálculo de la estabilidad y dimensionado de anclajes que asegura su eficacia ante las condiciones hidráulicas y estructurales específicas de cada proyecto.

Dependiendo de la problemática y condicionante de cada situación, estos materiales se pueden combinar de diferentes maneras. La solución Accuaverd, desarrollada por Projar, combina materiales permanentes y temporales para asegurar la protección de los taludes y la integración ambiental de actuaciones en canalizaciones naturales y artificiales. Esta solución está especialmente indicada en:

  • Condiciones hidráulicas con capacidad erosiva moderada (3-6 m/s)
  • Taludes poco estables superficialmente y muy vulnerables a la erosión hídrica, por ejemplo, terraplenes de gran inclinación y de nueva construcción.
  • Situaciones en las que se requiere protección y estabilización superficial permanente.
  • Cuando se busca integración ambiental y paisajística total, con la implantación de especies vegetales herbáceas, helófitas y arbustivas.

¿Desea ampliar información o contarnos su caso?

Nuestros técnicos están a su disposición para explicarle este sistema con mayor detalle. Si lo desea también puede explicarnos su caso y elaboraremos un informe con las opciones disponibles.

LA SOLUCIÓN ACCUAVERD COMBINA
  • Un estudio detallado de las características del proyecto y redacción del informe técnico que incluye cálculos, justificación racional y propuesta de adaptación de la solución al caso.
  • Malla volumétrica reforzada Trinter-R.
  • Biorrollos de fibra de coco Prorroll plantados con especies helófitas.
  • Tratamiento de hidrosiembra con mulch tecnológico tipo Hydromanta y semillas de revegetación (gramíneas y leguminosas).

¿Quiere pedir un presupuesto?

MALLA VOLUMÉTRICA TRINTER

Es un compuesto flexible formado por una manta volumétrica sintética (Trinter) y una georred de alta resistencia de poliéster (PET). La georred incrementa la resistencia a la tracción de la manta alcanzando así los 30 KN/m, y gracias a esta combinación se puede utilizar con garantías en taludes de río con altas variaciones. Se instala revistiendo todo el talud.

HIDROSIEMBRA

Consiste en un medio de cultivo aplicado hidráulicamente (FGM). La Hydromanta® está compuesta de fibras largas de madera (refinadas termicamente en un tanque a presión), fibras sintéticas entrelazadas y aditivos para mejorar el rendimiento. La hidrosiembra forma una superficie continua, porosa, absorbente y flexible capaz de integrarse en la malla volumétrica y permaneciendo unida a ella, incluso en condiciones de erosión hídrica moderada.

BIORROLLOS

Consiste en una matriz de fibra de coco compactada e insertada en una red de polipropileno. Los rollos tienen una longitud de 3 metros y 30 cm de diámetro. Son estructuras excelentes para la protección de la base de los taludes sumergidos, facilitando gran estabilidad estructural hasta que la cobertura vegetal se desarrolla por completo.

Las dos líneas de biorrollos se instalan a lo largo de la base del talud, de forma que quedan en contacto con la superficie del talud y con el lecho del río. Las estacas se fijan firmemente en el lecho del río, a lo largo de ambos lados del biorrollo, fijándose entra ellas y los biorrollos con una cuerda de polipropileno. Una vez instalados, se saturan con agua y se procede a la plantación con especies vegetales acuáticas.

GALERÍA DE IMÁGENES