Biomantas Promat 3D

Son biorollos para el control de sedimentos. La matriz orgánica de los biorollos actúa como elemento filtrante de sólidos en suspensión. Son utilizados como barreras para delimitar obras de movimientos de tierras y en canales de drenaje para reducir la velocidad de escorrentía y la cantidad de sólidos en suspensión.

Son cilindros de fibras largas de coco comprimidas. Estas fibras son estructuradas mediante una red de PP sin nudos (Ø=3-4 mm y 45-50 mm de apertura de malla). El nivel de compresión de las fibras es, por tanto, la densidad final del biorollo, y determina sus posibilidades de aplicación. Los biorollos para el control de los sedimentos Sedirroll tiene una densidad de 80 kg/m². Los biorollos se anclan firmemente al lecho con estacas de madera y, dependiendo de las circunstancias, deben ser atados con cuerdas de resistencia suficiente.

Su densidad es óptima para asegurar la permeabilidad al agua sin reducir la capacidad de retención de sedimentos. Esta característica es importante para evitar la formación de diques que pudieran colapsar o evitar la generación de procesos erosivos. Debido a la plasticidad del material que los componen, la variedad de diámetros y la simplicidad de la instalación, son una solución económica y adaptable a cualquier entorno y situación.

Los biorollos ofrecen las siguientes ventajas:

•Son un elemento constructivo facilitador y temporal (biodegradable).

•Protegen de manera significativa la base de los taludes.

•Facilidad y economía de instalación.

•Buena permeabilidad al agua y capacidad de filtración de sólidos en suspensión.