Geoceldas Proweb

Las geoceldas Proweb constituyen un sistema de confinamiento de refuerzo de suelos, en concreto de materias granulares. Están diseñadas para minimizar o eliminar los efectos de las fuerzas erosivas del agua y del viento a las cuales el suelo está expuesto, y para aumentar su capacidad de resistencia. El relleno de las geoceldas normalmente se realiza con sustrato, aunque también se puede rellenar con grava, piedra o cemento.

Las geoceldas Proweb tienen uma estrutura celular, tridimensional y flexible y están fabricadas con láminas de geomembrana de polietileno de alta densidad (HDPE). Las láminas son termosoldadas en intervalos fijos y alternados, de modo que el sistema se implanta formando una placa de entre 10 y 20 cm de altura compartimentada en células romboidales. Las paredes de las células inhiben la formación de canales previniendo el desarrollo de procesos erosivos en los taludes o suelos. Este sistema no es aconsejable para taludes con inclinaciones superiores a 40º.

Las ventajas del confinamiento frente al revestimiento simple son:

  • El ángulo de inclinación del talud puede ser mayor que el ángulo de reposo del material del revestimiento.

  • Aumentan las capacidades de soporte del material de relleno.

  • Los taludes con geoceldas rellenadas con agregados toleran flujos laminares más intensos que los taludes revestidos de agregados no confinados.

  • Permiten vegetar superficies impermeables e inclinadas.

 

Geoceldas Proweb para el control de la erosión y refuerzo de suelos. Fabricadas de polietileno de alta densidad texturizado y perforado, con alturas de 100 y 200 mm e intervalos de soldadura de 350 y 450 mm. Suministradas en placas dobladas. Las placas se instalan revistiendo el terreno y sin estar grapadas entre sí. Las geoceldas son ancladas al terreno mediante estacas de acero corrugado de 10-12 mm de diámetro y 60-80 cm de longitud. Los anclajes se distribuyen a razón de 1Ud/0,5m en la base y ≥1Ud/m² sobre la superficie del talud. La cantidad de anclajes para la estabilidad del sistema puede ser calculada por métodos racionales, lo que es especialmente necesario en ambientes acuáticos.