Red de yuta Proyuta

Las redes para el control de la erosión Proyuta son utilizadas para proteger el terreno frente a los procesos de erosión del suelo ante alteraciones provocadas por la intervención del hombre o en zonas afectadas por causas naturales. Su uso permite reducir la erosión disminuyendo el impacto y la capacidad de arrastre de la lluvia. La red de yuta mejora la estructura del suelo, contribuye con materia orgánica y tiene una degradación más lenta que otros sistemas orgánicos.

En comparación con las mantas orgánicas, las redes tienen una mayor resistencia al trazado y un menor efecto de sombreado y de protección ante la evaporización. La ventaja de las redes frente a las biomantas consiste en que éstas se adhieren mejor al suelo, adaptándose perfectamente a las irregularidades. En la mayoría de los casos, las redes se instalan antes de un tratamiento de hidrosiembra o hidromanta.

Las redes para el control de la erosión Proyuta son tejidos orgánicos, en los cuales los espacios ocupados por los hilos que los componen son más inferiores al espacio hueco que hay entre ellos. Las redes orgánicas de yuta actúan controlando la erosión y ayudan a estabilizar los materiales de hidrosiembra en terrenos de inclinación moderada. Contribuyen con la mejora de las condiciones ambientales para el desarrollo vegetal gracias a la absorción y retención de agua en sus fibras.

Redes orgánicas Proyuta para el control de la erosión. Fabricadas con fibras 100% de yuta entrelazadas. Las redes tienen una apertura de malla aproximada de 5 x5 mm y un gramaje de 300 g/m². Las redes de yuta se instalan revistiendo el terreno y son ancladas con grapas de acero distribuidas uniformemente (≥1Ud/m²). En la cresta de los taludes, las redes deben ser enterradas en una canaleta, dentro de la cual serán ancladas con una grapa en cada metro linear de canaleta.

FICHA TÉCNICA PROYUTA